¿El nuevo Código Urbano adelanta o atrasa?
¿Es más fácil nivelar para abajo que brindar igual confort a mayor precio por metro cuadrado?

Ciudad Desordenada Sin Planificación Alguna
Medianeras Irregulares De Todo Tipo
05/12/2018
Otra vez la fatalidad llama a la reflexión.
Mantener nuestro edificio conservado
02/01/2019

La Ciudad que viene: departamentos más chicos, sin bidet y edificios sin portería

La Legislatura porteña sancionó los nuevos Códigos Urbanístico y de Edificación. Se eliminará la vivienda obligatoria del encargado para intentar bajar las expensas.

La sesión que ayer llevó adelante la Legislatura porteña marcó un hito en lo que a construcción en la Ciudad se refiere: los diputados aprobaron en forma definitiva los nuevos Códigos Urbanístico y de Edificación. El primero regula dónde, cuánto y con qué criterios debe edificarse. El segundo, cómo y con qué materiales. Las normativas no se reformaban desde 1977 y 1943 respectivamente.

Entre los puntos clave de las modificaciones, que regirán desde el año que viene, se destacan el límite a la altura de las torres, la eliminación de la obligatoriedad de la vivienda del encargado, los baños unisex y el fin del bidet como elemento indispensable en cada sanitario porteño.

Así es que, todo lo que se construya desde 2019, tendrá seis alturas posibles, desde planta baja y dos pisos (nueve metros) hasta planta baja y 12 pisos (38 metros) como máximo. Hasta ahora, había 27 alturas. No habrá más torres en los barrios, pero sí podrán construirlas en zonas específicas, como Puerto Madero.

A su vez, las alturas permitidas por manzana se equipararán, para hacerlas más homogéneas. Así, ya no existirán las llamadas “esquinas enanas” y las medianeras descubiertas.

En zonas de La Boca, Villa Soldati y Villa Lugano, que hoy sólo tienen uso industrial, los desarrolladores podrán instalar oficinas y viviendas. Muchas de las áreas fabriles lindantes al Riachuelo resultarán afectadas.

La nueva normativa también se meterá en los baños de los porteños: el bidet ahora será optativo en casas, y el mingitorio podrá ser reemplazado por un inodoro en los sanitarios de comercios e instituciones. El objetivo es ampliar la superficie de estos ambientes. También dejará de ser obligatoria la bañera en los baños principales de las viviendas, como establecía el código antiguo, por generar inconvenientes para las personas con movilidad reducida.

Los baños más chicos también tienen que ver con que se reduce la superficie mínima permitida para construir, a 18 m2. Aunque un mismo edificio sólo podrá tener la mitad de las viviendas de ese tamaño.

Los sanitarios en universidades, hospitales, shoppings y comercios también cambian. A tono con la diversidad de identidades que viven en la Ciudad, ya no será obligatoria la distinción de baños por género.

El nuevo código incluye además uno de los puntos del plan oficial de baja de expensas. Es que ahora la vivienda para el encargado será optativa en edificios de menos de 15 departamentos, donde podrá ser reemplazada por un vestuario. Esta medida, espera el Gobierno porteño, hará bajar los gastos comunes del consorcio.

Un punto muy esperado por las madres es la obligatoriedad de lactarios en todos los edificios públicos y establecimientos educativos de nivel inicial. También en institutos de menores de 6 años a los que asistan bebés de 12 meses o menos, a partir de los 20 chicos. Y no será cualquier lactario: deberá estar ubicado en áreas seguras y tranquilas, y contar con elementos que brinden bienestar y confort durante el proceso de extracción y conservación de la leche materna durante el horario de trabajo.

Por último, los vecinos podrán consultar online cuál es la altura máxima permitida en su manzana, a través de una nueva plataforma web.

Ambos códigos fueron elaborados tras más de un año de discusiones con distintos sectores involucrados. Luego de la aprobación en primera lectura, se realizaron las audiencias públicas obligatorias, de las que participaron centenares de personas.

Sin embargo, los proyectos fueron aprobados sólo con los 34 votos del oficialismo, mientras que toda la oposición votó en contra. “Si bien tuvo discusiones en los barrios y con los consejos profesionales, terminó siendo más un monólogo que un diálogo constructivo. No hubo una respuesta clara, profunda y argumentada a las cientos de observaciones”, argumentó Juan Nosiglia, del bloque Evolución. En tanto, para Roy Cortina, del Partido Socialista, “el texto promueve un importante incremento de la capacidad constructiva, sin ninguna evaluación del impacto que puede tener en servicios públicos y en la disponibilidad de espacios verdes”.

En cambio, para Victoria Roldán Mendez, legisladora de Vamos Juntos y presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano, “fue un trabajo colectivo, arduo y con un muy buen resultado final. Hoy los vecinos tienen que celebrar porque nos estamos preparando para el futuro”.

Acerca de nosotros: ARQUITECTOS DE ABOGADOS – Soluciones en conflictos edilicios. Lo asesoraremos en la interpretación del daño que lo afecta y cuáles son los pasos a seguir para defender sus derechos. Asesoramos también a Estudios Jurídicos y Arquitectos. CONÓZCANOS >>

Un invento francés que ya no será requisito

El nuevo Código de Edificación plantea una curiosidad: los baños de las futuras construcciones ya no tendrán que contar obligatoriamente con bidet.

La medida se tomó para abaratar los costos de construcción y permitir un mejor uso del espacio. Se beneficiará a los constructores de viviendas, pero sobre a todo a los futuros hoteles.

El bidet es un artefacto nacido en Francia en el siglo XVIII. Sin embargo, su uso se fue perdiendo y hoy no es común verlos en otros países. En Argentina, en cambio, es casi un orgullo nacional.

La norma votada ayer también quita como obligatoria la instalación de bañeras, aunque en este caso la razón es la accesibilidad. Para las personas con discapacidades o los ancianos, se trata de un artefacto que puede ser incómodo o hasta peligroso por el riesgo de caídas.

Acerca de nosotros: ARQUITECTOS DE ABOGADOS – Soluciones en conflictos edilicios. Lo asesoraremos en la interpretación del daño que lo afecta y cuáles son los pasos a seguir para defender sus derechos. Asesoramos también a Estudios Jurídicos y Arquitectos. CONÓZCANOS >>

Los baños cambian: el bidet ya fue…

Tan caros al ser nacional, en Europa y EE.UU. los reemplazan por modernos artefactos.

¿Sabías que en Europa y Estados Unidos no usan bidet porque dicen que es antihigiénico?”, me dijo el Gallego y siguió: “Por ahí tienen razón pero para nosotros, los argentinos, el bidet es sagrado, un símbolo de la identidad nacional. Ahora te voy a decir una cosa, mal que me pese, el bidet va a desaparecer, pero no porque se vaya a dejar de usar, sino porque los van a reemplazar los inodoros”.

Esbocé una sonrisa y el Galle me cortó en seco. “No te rías, va a pasar”, amenazó y se propuso explicármelo: “¿Viste que Jorge organiza viajes a Europa? Bueno, la vez pasada le falló un pasajero a último momento y me llevó a Alemania, a la mismísima Selva Negra, la tierra del pájaro cucú de madera. Allá, ¿qué se le ocurrió? Visitar una fábrica de inodoros. El tipo vino con eso de que el bidet ya no va, que hay que conocer la nueva generación de inodoros y, al final, me convenció. Para mí el bidet es imprescindible, y no es que yo no me banque la rusticidad espartana de las letrinas, ni el desconsuelo del inodoro a la turca, pero, si puedo elegir, elijo tener bidet”.

Mientras el Gallego seguía con su monólogo, me acordé que el bidet se inventó en Francia en el siglo XVIII y que se usaba en el dormitorio. En algún momento de la historia, pasó de la alcoba al baño e hizo pareja con el inodoro. Y era cierto lo que decía el Galle, en lugares como España o México cada vez se usan menos. En Inglaterra lo consideran cosa de franceses; en Alemania, poco higiénico; y en Italia, accesorio de lujo. Argentina es uno de los pocos lugares del mundo en los que forma parte del equipamiento ideal de lo que llamamos baño completo: inodoro, bidet, bañera y lavatorio. Un clásico del higienismo que alimentó las ideas urbanas de fines del siglo XIX y principios del XX.

Cuando volví a la conversación, el Gallego describía las maravillas técnicas de los accesorios alemanes para baños. “Había duchas que te mojaban de 20 formas diferentes y canillas con memoria, cosas increíbles, pero lo más llamativo era un inodoro con tabla térmica y bidet incorporado –el Galle arqueaba las cejas y sacaba los ojos de sus órbitas–. El vendedor alemán nos explicó las cualidades del adminículo evitando imágenes escabrosas. Viste que hablar de estas cosas sin caer en el chiste fácil no es para cualquiera. El teutón, un caballero, Jorge medio se reía por lo bajo. Todo estaba bien hasta que deslizó que en el local contaban con este sistema en sus baños. Enseguida quise pasar al siguiente nivel y a los dos nos pasó lo mismo. En medio de la recorrida me escapé para los baños y veo que sale Jorge. Nos saludamos casi sin mirarnos y entré. No te imaginás, una maravilla: lustroso, aerodinámico, sólido, confiable, casi un Mercedes Benz. Apenas te sentás, la tabla se calienta. Pero lo mejor es el modo bidet. Todo el aparato se controla digitalmente, le ponés un dedo a un símbolo con un chorrito de agua y de atrás sale un cañito inclinado –el Gallego puso la palma de su mano hacia arriba y extendió el dedo índice, retrayendo el resto–. Con el control remoto hacés que el cañito encuentre la ubicación justa –el gallego movía el dedo de arriba hacia abajo siguiendo una inclinación de 45 grados–. El asunto es encontrar la posición ideal, pero además regulás la temperatura del agua y el ángulo de mojado. Pero pará: eso no es todo. Cuando terminás, del mismo lugar sale un vientito cálido que te seca”.

El Galle hizo un silencio y me pareció verle los ojos húmedos. Se recompuso y remató con la vista perdida en el horizonte: “Es un antes y un después, para mí, el bidet ya fue”.

Acerca de nosotros: ARQUITECTOS DE ABOGADOS – Soluciones en conflictos edilicios. Lo asesoraremos en la interpretación del daño que lo afecta y cuáles son los pasos a seguir para defender sus derechos. Asesoramos también a Estudios Jurídicos y Arquitectos. CONÓZCANOS >>

Las torres se podrán construir, aunque sólo en áreas especiales

La mayoría de los cambios que introduce la reforma de los Códigos Urbanístico (CU) y de Edificación (CE) no serán visibles en el corto plazo. La densificación de la mayor parte de la Ciudad, a partir del aumento de la capacidad constructiva, demandará años en materializarse. Respecto a la construcción de torres, el CU no las prohíbe sino que las limita a áreas especiales, como los proyectos urbanos en tierras estatales (playas ferroviarias, Catalinas, Tiro Federal). En general, todos los barrios aumentarán su altura y se podrá “enrasar” (igualar la altura del edificio vecino aunque supere la permitida en esa zona). Así, en una manzana de casas bajas con un edificio alto, los linde- ros también podrán crecer. Menos en Caballito donde se prohibieron los enrases.

La primera evidencia del cambio de los Códigos que advertirán los porteños será una fuerte reducción en la superficie de los departamentos nuevos: las unidades más chicas podrán tener sólo 18 m2.

Los textos votados ayer sufrieron algunas modificaciones puntuales atendiendo a las propuestas y críticas expuestas en las dos audiencias públicas. Por ejemplo, el CE establece que sólo la mitad de las unidades funcionales de un edificio puedan ser mínimas. No obstante, la reducción de la superficie de todos los ambientes de una vivienda ya es un hecho, e impacta desfavorablemente en las condiciones de habitabilidad. Especialmente para las personas mayores, un grupo cada vez más numeroso de porteños.

El CE también sumó disposiciones para atender las necesidades de la población con discapacidad, fundamentalmente en los edificios públicos. Aunque deja polémicas áreas grises en manos de la posterior reglamentación. Por otro lado, el capítulo de medios de elevación fue modificado para garantizar la seguridad en el uso y de los ascensores.

Acerca de nosotros: ARQUITECTOS DE ABOGADOS – Soluciones en conflictos edilicios. Lo asesoraremos en la interpretación del daño que lo afecta y cuáles son los pasos a seguir para defender sus derechos. Asesoramos también a Estudios Jurídicos y Arquitectos. CONÓZCANOS >>
Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿LE INTERESA ESTA LECTURA?

¿LE INTERESA ESTA LECTURA?

¡Reciba GRATIS nuestros boletines de Peritajes Edilicios, Arquitectura Legal y Acústica Legal por email!

Desde ahora forma parte de nuestra comunidad ¡Bienvenido!